La piedra del claro

Tras varios días andando por la nada más absoluta, el páramo más puro, Noel estaba cansado, hambriento y sediento.

Estaba tan cansado… Casi sin energía, con las delgadas piernas a punto de ceder y los sentidos embotados. Pero no podía parar o tal vez ya no pudiera volver a arrancar Sigue leyendo “La piedra del claro”

Anuncios