El cubo de rubik

Cuando cojes el cubo de rubik, tan claro, tan sencillo, tan simple, y te entra la curiosidad, y te pones a probar: mueves una pieza, y otra, con un poco de miedo, pero te vas quedando en tu cabeza con los movimientos. Así que, te vas creciendo, y sigues moviendo más y más piezas seguro de ti mismo.

Hasta que llega un momento en el que te has perdido, ya no sabes volver al punto inicial, !Está todo tan revuelto! Sigue leyendo “El cubo de rubik”

Perdido..

Cuando el desconcierto llega a tal extremo que no sabes que hacer, no sabes que esperar, no sabes que pensar, y lo mejor que se te ocurre hacer es no hacer nada.. Entonces es que estás perdido por completo..

Nos alejamos de nuestra propia naturaleza

Solo tenemos una vida, y mas bien corta si la comparamos con la infinita eternidad que hace que existimos y existiremos como especie, la cantidad de seres de los nuestros que pasaron por el mundo sin hacer nada más que eso: ir pasando.
Nos remitimos a hacer las cosas que otros han determinado que alguien debía de hacer, creyendo insulsamente que las hemos elegido Sigue leyendo “Nos alejamos de nuestra propia naturaleza”