Capítulo segundo – El cartero y el anciano

Se cuenta que, tras la gran guerra, un año más tarde, cuando el Rey pasaba ya los treinta años de edad, estaba postrado en cama con terrible enfermedad, y que era cuando más cruel se mostraba; dicen que cuando alguien se acercaba a su cuarto podía escuchar al rey palabras raras, algunos aseguran que hablaba en otro idioma, el de los demonios, otros juraron oír difusamente como un nombre salia de su boca: Mairla.

Un anciano, el más viejo de todo el reino, decía que él conoció al Rey de joven y que una niña con la que jugaba se llamaba así, pero nada de esto era seguro y casi nadie le hizo caso.

Sin embargo un pequeño rayo de luz penetró en el gran y oscuro reino. Apareció un lejano cartero, un hombre adulto, tenia rasgos extraños y unas ropa elegantes y bellas que, aunque rotas por algunas partes, aparentaban ser de otro reino muy apartado de este. Buscaba por todos sitios preguntaba por un joven, Lirsan Oriol se llamaba.
Al cabo de una semana la noticia llego a oídos del anciano. Este buscó al cartero por toda la ciudad y tras 5 días logró encontrarle y le dijo que fuera a ver al Rey: “Se encuentra muy enfermo, pero creo que aún se acordará de quién era Lirsan. Mucha suerte muchacho”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s