Capítulo noveno – Confesiones

Tras lograr cumplir nuestro sueño, disfrutamos entonces de una paz plena, en la que dispuse de mucho tiempo para pensar…

Para pensar en vos Lirsan. Para pensar en que os habríais convertido en todo un hombre, en que quizás tendríais una vida construida, en que tal vez no quisieseis, ni siquiera, escucharme después de tantos años, o peor aún que tal vez no me recordaseis.

Por primera vez en muchos años tuve miedo, Lirsan, mucho miedo, y dudas, y se muy bien que un monarca con miedos y dudas difícilmente puede reinar con rigor. Tenía que enfrentarme a mis miedos y a mis fantasmas y tras un año de intensas deliberaciones ocurrió algo que me hizo decidirme a actuar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s