8 – Seguir el sendero.

¡Oh! ¡Luna mía! No te arrepentirás,
mi corazón y mis sentimientos
laten al compás,
al que marcan tus destellos
y me ayuda a caminar
y a seguir el sendero
que me acerque a tu altar.
Una vez más dormiré
pensando en tu corazón,
pero esta vez se que es mío
igual que el mío es de vos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s