3 – Ausencia

Pasó la noche y el no apareció, la Luna triste y con decepción: ¿Por qué no viniste, mi corazón?
Si tu me vistes en tu rincón, ¿Por qué faltaste a la citación?
Dime si acaso ya no me amas, dime quién te acompaña en tu cama.
No puedo olvidar tus promesas encantadas, ni puedo olvidar tus palabras doradas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s