Sonrisa oportuna

Hoy me sonrió la Luna.

Bajó desde el cielo, su cielo,
clara, limpia, llena y una,
solo para deleitarme
con su sonrisa oportuna.

Hoy me sonrió la Luna.

Sí, era a mi, sin duda.
Y yo le sonreí también,
y al acercarse desnuda
cada segundo fueron cien.

Hoy me sonrió la Luna.

Era de día, era pronto,
pero eso no le importó,
y allí, delante de todos,
con sus rayos me abrazó.

Hoy me besó la luna.

Fue un beso de energía,
de alegría, de fuerza y fortuna.
Y mientras su luz me envolvía
yo sentí dicha como ninguna.

Hoy la Luna me sonrió.
Me besó y la besé.
Y nos dijimos adiós.
Me miró y la miré.

Tal vez nos volvamos a ver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s