Tu propia sombra

Nos estamos empeñando cada vez más en estar siempre felices, sonrientes, alegres y contentos y en demostrar que lo estamos. Pero ¿Se puede ser verdaderamente feliz sin llorar de vez en cuando? ¿Sin recordarse a uno mismo sus fracasos y derrotas y lanzarse de cabeza a pelear con ellos? Sigue leyendo “Tu propia sombra”

¿Quién me ha dejado sin nada?

A veces cierras los ojos un momento para recordar, por ejemplo, el olor a vainilla de una colonia barata y cuando los vuelves a abrir te encuentras con que alguien se ha comido tu chocolate.

¿Recordáis lo que decía la canción de aquel anuncio de chocolate? “Se acaba, todo se acaba, ¿quién me ha dejado sin nada? se acabó lo que se daba”. Si no la recordáis quizás os suene a chino, pero yo en mi cabeza tengo la musiquilla sonando igual que la de tantas otras canciones. Por eso me cuesta no estar todo el día silbando, tarareando, cantando.. Sigue leyendo “¿Quién me ha dejado sin nada?”