Después me iré

No intentes buscarme en el tiempo, pues la rosa de los vientos me empujó hacía otro lugar, en el que los ojos de la genteme cuentan historias diferentes que yo sueño con conocer.

A veces anhelo la condenatoria sencillez del precipicio que se encontraba al final del único camino que conocía al principio, pero es la incertidumbre la que me descubrió la sonrisa verdadera.

Tal vez dejé de ser yo, tal vez me abandoné a mi mismo en cualquier punto al poco de arrancar y seguí lleno de nada mi camino con rumbo a ningún sitio. Pero es que quizás ya en aquel entonces no tenía ningún sentido tratar de seguir siendo yo, no al menos ese yo.

Búscame hoy y búscame aquí, y quizás así seamos capaces de encontrarnos de cara con la felicidad por un momento. Te prometo que después me iré sin hacer ruido, de nuevo rumbo a ningún sitio, a seguir leyendo historias en los ojos de la gente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s