Septiembre: Volver a filas

Después de exprimir al límite hasta el último segundo de la última noche posible, incluso más allá de lo recomendable, agosto se nos fue definitivamente.

Y llega septiembre, sigue siendo verano sí, pero sin serlo ya del todo. Aquí es donde realmente empieza el año, al estilo del marzo romano.

Después de haber “desertado” para entregarme por un tiempo a las terrazas, las verbenas y el despendole, me toca volver a filas dejando a un lado las chanclas, el bañador y la canción del verano y recuperar mi vida donde la dejé. Con sus cursos, su trabajo, sus proyectos… Que me miran con cara de desaprobación pero se guardan el reproche para si mismos, ya que en el fondo se alegran de que regrese para seguir dándoles vida.

Se acabó el improvisar la hora a la que acostarse según lo bien que me lo estuviera pasando (y que bien me lo he pasado…), se acabó decidir cada mañana lo que voy a hacer ese día. Vuelve eso de lo que intentamos huir durante el resto del año y que tanto nos llega a agobiar: la rutina. Y sin embargo hoy no me sienta del todo mal. Y es que, aunque a veces pueda llegar a oprimir, cierto orden es vital para sentirse bien, canalizar los esfuerzos y conseguir los objetivos.

Así que: aquí estoy septiembre, con los pies en el suelo y preparado para ir a por todas, pero sin olvidar que me vuelvo a sentir lleno de energía y más vivo que nunca.

A por todas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s