Quédate siempre con eso

Porque de la vida lo importante no es como termina. Si no el camino que recorres. El último instante es importante, imprescindible, único e irrepetible. Pero no más que cualquiera de los demás. No existe una meta final. Cada día, cada paso, cada rato, cada respiración, cada gesto, cada situación, cada latido, cada suspiro, cada emoción, solo los vivirás una vez, tienen sentido en si mismos y cada uno es una meta per se.

En cada uno de ellos da igual todo lo que hayas hecho hasta entonces, y lo que tengas pensado hacer después. Puedes aprovecharlo o perderlo, vivirlo o dejarlo pasar. Tal vez hubo y habrá momentos mejores, tal vez las condiciones no permiten que pueda ser así ahora mismo, pero siempre permitirán que tú puedas sacarle el máximo partido. Que tú puedas hacer de ese momento el mejor dentro sus posibilidades. Quédate siempre con eso.

Si toca sufrir sufre y si necesitas llorar llora, es inevitable. Pero intenta siempre estar un poquito mejor cada vez, y cuando llegue la hora de ser feliz hazlo y no te quedes agarrado para siempre al dolor y a la tristeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s