El precio de la vida

Algunas veces, en algún lugar, nace una nueva estrella, tan brillante y tan viva que no podemos dejar de mirarla.
Y mientras que, extasiados, la vemos nacer, en otra parte del universo otra estrella, poco a poco va perdiendo su luz hasta morir, una antigua épica y gloriosa luz, pero es que el precio de la vida solo puede pagarse con la muerte.
Así es el ciclo, y no debemos entristecernos, pues con nuestra pena eclipsaríamos la nueva etapa, y no podríamos disfrutarla en toda su grandeza.

Guardemos pues un lugar de honor en nuestro recuerdo para aquella antigua reina del universo y para sus mejores destellos, pero no dejemos por ello de recibir toda la energía que la nueva estrella quiere transmitirnos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s