Sin pena ni gloria

Y aquel sencillo chico terminó de una vez por todas con sus propios sueños. Hizo todo lo posible por hacerlos imposibles de cumplir. Solo quiso no tener más miedo a seguir perdiendo cada día, así que se marchó de la gran partida dejando las pocas fichas que le quedaban en la mesa, y miró hacia el futuro con la única esperanza de vivir una vida más de las muchas que han pasado por el mundo. Solo le quedó ser alguien más..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s